GENIECITOS

Geniecitos comprendido de los 4 a 5 años

La edad comprendida entre los 4 y 5 años es una de las mejores  en el juego de la fantasía; hay una verdadera confusión entre lo real y lo fantástico. Saben contar historias con abundancia de personajes imaginarios  y situaciones inverosímiles que  manifiestan haber visto.Cuando se les pregunta si es cierto todo eso , ellos mismos lo niegan .
Pueden creer en la existencia de hadas, de “cucos”, de personajes imaginarios e , incluso, inventar personajes que se esconden para hacerle daño.
Es muy importante que los padres no asusten a sus hijos con esas historias de ogros o cucos y que, tampoco, se burlen de sus miedos minimizándolos o negándolos. Es importante escucharlos y permitirles expresar todos sus miedos..

  •  Al sentir la necesidad de descubrir el mundo en el que están inmersos, para así poder dominarlo, interrogan a los adultos sin cesar sobre las cosas que ven e imaginan.

  • Hacen manifestaciones exageradas ante sus destrezas y habilidades buscando la aprobación del adulto y sus compañeros.

  • Pueden comunicar sus deseos y necesidades utilizando palabras pero si es necesario lloran o se ríen, gritan, tienen rabietas y pataleos.

  • Son los adolescentes del jardín. Sumamente críticos en sus manifestaciones y comentarios sobre las cosas o acciones que observan.

  • Su espíritu independiente lo lleva a tomar sus propias decisiones y desechar ayuda del adulto, se le puede ofrecer oportunidades para elegir actividades

  • Están aprendiendo a establecer turnos y a compartir.

  • El participar en juegos les ayuda a aprender a esperar turnos.

  • Tienen más contactos sociales. Sus amistades son más duraderas , aunque se enojan con frecuencia , tratan de recobrar al amigo rápidamente.

  • Aceptan reglas y realizan las consignas con más cuidado.

  • Son habladores y ruidosos.

  • Se sienten “grandes” y gustan ayudar a los pequeños a los que cansan por su exagerada protección.

  • Tienen una enorme energía. Su necesidad de desarrollar los músculos lo llevan a una actividad intensa. Corren, saltan, escalan, se balancean. No tienen mucha conciencia ante situaciones peligrosas por lo que debe advertírseles el cuidado contra accidentes.